Nos sumamos en esta movida loca y espiritual que es el mundo de la exposición y la constante necesidad de expresarse y mostrar aquello que en la VIDA REAL resultaría demasiado bizarro para los demás. Espero entiendan que sobrevivir en este universo disfuncional que no podemos comprender en lo absoluto nos ha llevado a adoptar esta vida cargada de locura y trastornos que aunque a nuestros ojos todo forma parte de un extenso melodrama, para el resto, puede interpretarse como una extraña fusión entre lo cómico y lo patético.

No es recomendable para gente con prejuicios, y aún menos, para aquellos que ya se reconciliaron con si mismos y pudieron ordenar sus pensamientos.

26 dic. 2010

Quizás sólo seamos pedazos de carne toda nuestra vida (By J)

En algún punto, me empezó a cansar esto de que me vean como un polvo. Onda, yo se todo lo que tengo que hacer para que me quieran coger, pero engancharlos es una cosa diferente. Una cosa de la que no tengo idea. Un campo desconocido. Me gustaría tener a mi alcance una receta que diga paso a paso como se hace para enganchar a alguien. Lo único que se con certeza es que el juego de la calentura (aquel en el que hacés y decís todo aquello que hace calentar al otro), se convierte en una rutina. Un pibe más o un pibe menos da igual. Si el verano ya de por sí me ponía frígida, más me pone saber que ya nadie me mueve un pelo. No desde ÉL. Todos tenemos un él al cual idealizamos. El que sí nos movía y con el cual estábamos satisfechas en todo aspecto. ¿Que hace una/o después de él/ella? ¿Resignarse a vivir sabiendo que la podrían ofertar en una carnicería o aprender a enamorar? ¿Se aprende a enamorar? Y si no, ¿Será que estaré condenada a vivir una vida de carnicería?